Por el placer del vino.

vinum voluptatis

San Fermines, la fiesta de “Kalimotxo” – Escrito por Verónica.

Posted by sergiomic en julio 16, 2008

Cada año se celebra en la ciudad de Pamplona, capital de la comunidad foral de Navarra, en España, la fiesta en honor de San Fermín, mejor conocida como “los sanfermines” tradición que cuenta con varios siglos a cuestas, iniciada para rendirle honores al santo y que con su internacionalización gracias Ernest Hemingway en su libro “La Fiesta” ha dado lugar a lo que conocemos ahora.

 

 

 

Los sanfermines nacieron en la época medieval como feria comercial y fiesta secular, usando para ello las fechas de fiestas religiosas cristianas, que a su vez usaban fechas festivas de orígenes más anteriores, como la del paganismo vasco y latino. A comienzos del siglo XIII se celebraban unas ferias comerciales tras la noche de San Juan, entre el día 23 y el 24 de junio, coincidiendo el comienzo del verano. A esta festividad le seguía la de San Pedro y luego estaba la de Santiago, el 25 de julio, justo un mes después; y en medio, San Fermín.

 

Como las ferias eran lugares de encuentro de mercaderes, ganaderos y aldeanos, eran también pretexto para festejar y comenzaron a organizarse corridas de toros como parte de la tradición. Así nacieron, en alguna fecha probablemente a finales del siglo XVI, algo que podríamos considerar propiamente los primeros Sanfermines. Hay otra fecha emparentada al final del verano, el 10 de octubre, en que se organizaba una feria en Pamplona, de siete días de duración, desde el año 1324, por privilegio del rey Carlos I de Navarra y IV de Francia. En 1381 por privilegio del rey Carlos II de Navarra, pasó a ser feria franca, coincidiendo también entonces con festividades religiosas. Estas dos ferias y fiestas, al inicio y al final del verano, se unificaron para aprovechar el mejor tiempo, comenzando el día séptimo del séptimo mes: el 7 de julio.

 

 

Varios años han pasado, sin embargo la emoción regresa al recordar aquella semana extraordinaria durante la cual se lleva a cabo las fiestas de los san fermines, que tuve la oportunidad de vivir durante unos estudios que realicé en la Universidad de Navarra. Es difícil englobar lo que se vive ahí en pocas palabras, porque definitivamente es una fiesta como ninguna, que involucra a un millón y medio de personas cada año o más y tres protagonistas principales: El santo, San Fermín en honor de quien se hace todo, los toros, imprescindibles por los famosos encierros y corridas y el tercero sería el alcohol en todas sus manifestaciones, aunque sin duda y honor le hago a este post al mencionarlo, el kalimotxo, bebida originaria del país vasco, que consiste en mezclar partes iguales de refresco de cola y vino tinto y que no puede faltar en semejante fiesta.

 

El kalimotxo tiene su origen en los años setenta aunque en ese entonces se le conocía como Rioja libre o Cuba libre del pobre, el nombre se les atribuye a dos miembros de la peña Antzarrak que era apodados kalimero y Motxo y que por no querer tirar un vino que les habia salido malo decidieron mezclarlo con refresco, dando así paso a la popular bebida de estas fiestas.

 

 

 

Como estudiante extranjero, y sabiendo que vas a vivir en Pamplona, la mundialmente famosa ciudad de los “encierros” o San fermines, fue pregunta obligada a nuestro arribo el ir averiguando como era, cuando, y de que se trataba la fiesta y así fue como supimos que se celebra del 7 al 14 de Julio de cada año en honor al Santo patrono de Navarra, San Fermín, sin embargo esta fiesta para muchos pamplonicas es un fastidio, porque pone de cabeza toda la ciudad, cosa mas cierta no puede ser, ya que Pamplona es una pequeña ciudad muy tranquila que durante esos días es un caos de gente, basura, muchos extranjeros borrachos y haciendo desmanes en las calles, gente acampando en parques porque no hay donde quedarse y bebida y bebida sin control. Pero no todo es malo y hay que ver la fiesta con otros ojos para no dejarse llevar por la bacanal que supone.

 

 

Como decía, fue en enero cuando mis compañeros del máster y yo llegamos a Pamplona, y desde entonces esperábamos con ansia los san Fermines, una compañera del curso con quien hice muy buena mancuerna (Kristine) y yo éramos las mas entusiasmadas, obvio nos gustaba mucho la marcha como dicen por allá, así que para el día  indicado ya teníamos todo listo, pantalón y camiseta blancos, cinturón rojo, cómodos tenis y lo mas importante el pañuelico, que como aprendimos días antes, este outfit lo deberíamos utilizar todos los días y el pañuelo no podíamos ponérnoslo en el cuello si no hasta después del txupinazo.

 

 

Dicho y hecho, salimos del piso como miles de personas el día 6 de Julio a la plaza del Ayuntamiento para estar presentes en el famoso txupinazo con el que da inicio las fiestas, este empieza a las 12 del medio día, pero acordamos llegar antes al casco viejo para armarnos de provisiones, otra vez la tradición sale a relucir, ya que es tradicional que al momento del txupinazo se arroje cava (champaña) al aire y de ser posible mojar a todo mundo, así como también arrojarse todo lo que sea posible, en esos momentos se vale de todo, catsup, mostaza, etc. recuerdo que un amigo español con el que nos juntábamos y nuestro guía oficial de san fermines intento arrojarme chocolate, a lo que yo me moví y termino manchándole la ropa a otra chica, pero así era eso; es más hay gente tan llena de cosas que otra de las costumbres es acercarse a los balcones gritando: agua! A fin de que la gente les arroje agua para limpiarse un poco; bueno volviendo al tema, un poco antes de las 12 empezamos la celebración, acudiendo a un bar a tomar una de las bebidas mas tradicionales de las fiestas y de España misma, la sangría, lo cual marco el inicio de nuestra propia fiesta, ya que a partir de ahí hasta las 12 de la noche del 14 sangría y kalimotxo corrieron por mis venas.

 

 

El txupinazo que es básicamente que el alcalde de la ciudad de inicio a las fiestas mediante porras al Santo y el lanzamiento de un cohete, declare iniciado todo. Esto reúne a miles de personas en la diminuta plaza, todos empujando, gritando y volviendo a empujar, y levantando el pañuelo con los brazos bien extendidos. Yo que lo viví solo puedo decir que jamás lo volvería a hacer, ya que sentí que me moría por la falta de aire y casi pierdo un zapato, en fin, pasado semejante trance ahora si, a disfrutar, pero la sorpresa es que, después del txupinazo no hay mucho que hacer hasta que llegue la noche, así que con nuestros pañuelos ya colocados donde debían ir, recorrimos el casco viejo donde también pudimos ver el tradicional salto del “guiri” desde una fuente, esto lo hacen únicamente extranjeros (guiris) y supone trepar a la fuente de la plaza de la Navarrería y llamar la atención a la gente para que se coloque abajo lanzarse al vació desde 5.50m de alto, confiando en que la gente te atrape.

 

 

Después de esto como dije quedaba esperar la noche y entonces si tuvimos que prepararnos muy bien para la salida, es decir preparar los kalimotxos, la receta es muy sencilla había que comprar vino tinto del mas barato que venden en presentación de tetra brick y refresco de cola, de preferencia una botella de 2 litros, a lo cual primero vaciamos un litro y llenamos la botella con el litro de vino, y así obtenemos el famoso kalimotxo. Listas pues con una botella de esta bebida cada una (así es dos litros era perfecto para aguantar toda la noche) salimos. Primero nos reuníamos en el parque de la ciudadela, ya que cada año se realiza un concurso de fuegos artificiales, un espectáculo muy bonito que valía la pena observar, y una vez terminado esto nos dirigíamos al casco viejo, aquí no era necesario buscar mucho ya que hay muchos bares y también música callejera por lo que tan solo era necesario acercarse a donde hubiera buena música y ya está, y como bueno nosotros formábamos un buen grupo de latinos amigas de Kristine y mías, además de nuestros amigos españoles la verdad es que nos divertimos muchísimo. Como anécdota está el que Kristine y yo hicimos amistad con los barmans de uno de nuestros bares favoritos en Pamplona, el Mod´s así que al saber que había un Mod´s callejero no nos despegamos de ahí y claro está de vez en cuando nos servían un katxi de kalimotxo. La fiesta dura toda la noche por lo tanto es imprescindible el kalimotxo el cual no es tan alcohólico como para tumbarte pero si muy bueno para mantenerte feliz, ya acercándose el amanecer es necesario acercarse a las calles aledañas al encierro a fin de agarrar lugar para verlo, eso supone una espera de 2 horas aproximadamente ya que desde las 6:00 a.m. comienzan los trabajadores a limpiar las calles y colocar las barreras. Nuestro lugar favorito era la cuesta de santo domingo, y lo recomiendo ampliamente al menos para ver uno de los 8 encierros, si es el primero es lo mejor ya que por ser el día de San Fermín acude la banda oficial llamada la Pamplonesa a tocarle música al santo, además del muy tradicional canto de los mozos que correrán el encierro y que con el primer periódico del día enrollado en la mano dicen: “A San Fermín pedimos por ser nuestro Patrón, nos cuide en el encierro dándonos su bendición… San Fermín Viva! San Fermín Gora!. Y a las 8:00 am en punto un nuevo cohete indica la apertura de las puertas y la salida de los toros y este justo momento es el que esperamos todos, el ruido del cohete, el trepidar de las pezuñas de los toros al salir corriendo a toda velocidad por el empedrado de la calle y la carrera de todos los mozos que arriesgan su vida por continuar con una tradición que raya en lo salvaje según dicho de muchos pero a la vez es tan excitante, miles de hombres y mujeres corriendo lado a lado de 6 toros bravos y otros mas que guían a la manada, es una imagen impresionante que encierra fuerza, coraje, salvajismo y muchos años de tradición que empezó en honor a un mártir y ahora se corre por el orgullo de decir que se hizo.

 

 

 

 

Del día 7 al 14 cada mañana se repite la misma faena los mozos arriesgan su vida por conducir a los astados a la plaza que habrá de verlos nuevamente en la corrida de la tarde, claro que no todo es tan bello, tan peligroso es año con año que acude mas gente  y que hace mas difícil el correr los encierros y la imprudencia de muchos extranjeros que no conocen nada en absoluto del respeto que los locales le tienen al encierro así como a no molestar a los toros en el recorrido.

 

 

Otro lugar donde no puede faltar el kalimotxo en durante las corridas de toros que se celebran por la tarde, aquí incluso es más folklórico todavía ya que el kalimotxo es preparado ahí mismo por grupos de amigos mejor conocidos como peñas, que en cubetas, garrafas o botellones preparan litro y litros que esta magnifica bebida que desgraciadamente no toda habrá de beberse y mucha terminará en la ropa de los demás.

 

 

Una fiesta interminable, cambiar la noche por el día, toros, millones de personas de muchísimas nacionalidades y el kalimotxo, que solo me queda repetir lo dicho el 14 de julio  a la medianoche, de vuelta en la plaza del ayuntamiento, lentamente nos quitamos el pañuelo y cantamos: Pobre de mi… que se han acabado las fiestas de San Fermín! Hasta el otro año! Ya falta menos!.

 

Pobre de mi

 

3 comentarios to “San Fermines, la fiesta de “Kalimotxo” – Escrito por Verónica.”

  1. Que tal Vero!!! Que buen articulo, felicidades!

    Que bueno que me aclaras el origen del calimocho, realmente llamado “kalimotxo”. Mi parte de mexicano malinchista y malinformado pensó que esta bebida habia sido inventada por los gringos, allá en California. Nada que ver!!!

    Se ve que el pachangón que se organiza en Pamplona es todo un espectáculo. Gracias por compartir de primera mano tu experiencia. Suena muy emocionante!

    Saludos y nos vemos en la winefest que andas organizando.

    –Rafa Ibarra

  2. Brenda said

    Quiero “kalimotxo” y sangría yaaaa!!! ahoraaa!!!

    Que buen post Vero! Espero que no te haya puesto tanto gorro tu editor!😉

    Saludos!

  3. csolares said

    @Vero…. estoy verde de la envida… pero del a buena…

    Felicidades por tu post y espero algún día poder vivir este evento… pero por mientras… como el chinito..”nomás milando”

    Atte. Carlos Solares
    Blogger: “Vino” o no vino?
    http://vinoonovino.com
    “In Vino Veritas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: